jueves, 13 de octubre de 2011

APRENDA A HABLAR Y ESCRIBIR EN SU IDIOMA: MEXICANO*



 
Texto de Felipe Pimentel Pérez

No se sabe con certeza cuando el hombre empezó a hablar y escribir. La escritura más antigua data aproximadamente del año 4000 A.C., es milenaria y complicada la historia de los idiomas. Abundantes son los textos que indican la evolución de las lenguas. De los idiomas que presentaban características comunes –hace mucho tiempo– se conformó un tronco denominado, indoeuropeo. Por ejemplo: del baltoeslavo se deriva el ruso; del indoiranio surge el persa; el griego viene directo de las lenguas indoeuropeas; del germánico común, surge el alemán, el inglés, el flamenco, el danés; y para el caso que aquí nos ocupa, del itálico nace el latín y de éste último se derivan el italiano, el francés, el gallego, el portugués, el catalán y el español. En los territorios dominados por el Imperio Romano, se estableció el latín y sus ramificaciones: latín clásico, latín culto o literario y latín vulgar, comúnmente llamadas lenguas romances. Se dice que el idioma que se habla en España principalmente es el latín vulgar. Recordemos que España fue provincia romana en el año 197 antes de J.C. y se concluye que sin el latín, el idioma llamado español no existiría. Es así que nadie debe sentirse autor o propietario original de las letras y las palabras. Las invasiones de unos pueblos contra otros han generado una interesante fusión de voces.

En el caso de nuestra nación, el hablar y escribir de los mexicanos es único.

Al escuchar hablar a un mexicano auténtico no hay manera de confundirlo, ya sea con un japonés, con un argentino, con un francés, incluso con un español.

Las palabras mexicanas habladas y escritas tienen sello peculiar, timbre, acento, ritmo, claridad, contundencia, belleza, precisión, y demás características inigualables del idioma mexicano.

La palabra es como la huella digital: sólo hay una. Sólo quienes no se identifican con su idioma imitan el habla de otros. Algunos mexicanos ignorantes de su propio idioma cumplen el principio de “candiles de la calle oscuridad de su casa”. Apenas visitan otro país un rato, y se les pega el acento ajeno; mayor ridículo no hay. Imagínese a un león, tratando de cacarear como un gallo; o un puerco intentar maullar como un gatito; llama a pena y risa.

Una cosa es ser políglota o estudioso de uno o varios idiomas y otra es no intentar hablar correctamente su propio idioma y, de paso, desgraciar el habla o escritura de otro.

En el año 1821, México recuperó su vida independiente. Corrimos a los europeos saqueadores y a quienes por cierto nunca se les solicitó nos enseñaran los idiomas que mal hablaban. La peor manera de robarle su identidad al hombre es robándole su palabra, su forma de expresión. Cada vez que a usted, como mexicano, le pregunten: ¿Cuál es el idioma que habla y escribe?, usted debe contestar: yo hablo mexicano, idioma mexicano. En otra ocasión analizaremos la importancia de rescatar y difundir tantas y tantas lenguas que hablaban y hablan, nuestros antepasados y nuestros actuales hermanos mexicanos. Debe quedar claro, no existe el título de propiedad sobre el idioma español. Español hablan los españoles; Italiano hablan los italianos; Francés hablan los franceses; Japonés hablan los japoneses; Ruso hablan los rusos.

Y a usted, a partir este escrito, que no le genere duda: los mexicanos hablamos mexicano. ¿O en el marco de nuestra soberanía, quién se arroga la facultad de negarlo? ¿Quién se pronuncia en contra de este legítimo derecho? ¿Preguntémonos: pretenderán hacerlo quienes infructuosamente nos han invadido? Los mexicanos no tenemos la mínima obligación de que nuestras palabras sean o no aceptadas por la Real Academia de la Lengua Española. Nuestra cultura es cierta y soberana. Es como si a los chinos les pretendiese regular su idioma la Real Academia de la Lengua Francesa ¡por favor señores!

Por otro lado, los mexicanos no estamos obligados a proclamar a los cuatro vientos que El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, es la máxima obra de la literatura castellana, española, o como se diga. Reiteremos nuestro respeto a las obras literarias ajenas, una cosa es el respeto y otra distinta la sumisión ciega a sofismas. Si algo le sobra a México son obras literarias excelentes y escritores universales. Demos la espalda al malinchismo literario.

Dejemos este asunto en manos del Congreso de la Unión, hasta que agregue, con la votación unánime de todos sus integrantes, en el Artículo Tercero Constitucional, las siguientes expresiones:

El idioma que hablan y escriben los mexicanos se denomina: Idioma Mexicano.
El idioma oficial de los Estados Unidos Mexicanos, es el Idioma Mexicano.

Todos los gobernantes de México, durante el tiempo de su encargo y durante sus visitas oficiales al extranjero, están obligados a hablar y escribir en Idioma Mexicano.

La educación que imparta el Estado será en Idioma Mexicano.

En un libro que escribí hace años, propuse que en el ámbito de la Secretaría de Educación Pública, se creara el Instituto para el Mejoramiento del Idioma y la Comunicación. Insistiremos en este tema hasta lograr el resultado esperado. Recuerde que Publicarte genera esta iniciativa. Fotocopie este artículo y distribúyalo con sus amistades. No se malinterpreten estos renglones a los que no les asiste el mínimo resentimiento con las letras españolas; simple y sencillamente los mexicanos tenemos pleno e inalienable derecho a hablar nuestro propio idioma. Punto.


*Revista Publicarte, marzo 2006.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta que, por ser mi idioma materno el español, entienda tan bien otros como el mexicano, el venezolano, el argentino... me siento políglota de repente, jeje.
Lo cierto es que el español que se habla en latinoamérica me parece mucho más rico que el nuestro, no sé si por ello deben considerarse otros idiomas (en España también hay variedad en el habla sin tener en cuenta dialectos), pero no me parece mal (especialmente mientras pueda mantener conversaciones con ellos, como hasta ahora). Saludos.

Anónimo dijo...

En ForoGachupines hay comentarios de españoles racistas que quieren que los latinoamericanos dejemos de hablar español y volvamos a las lenguas indígenas o adoptemos el inglés.